Etiquetas

, , , , , , ,

Lo de esta noche va a traer cola. Cuando Jordi Évole trata temas cotidianos todos opinamos, porque a todos nos afecta, y todos tenemos derecho. Pero nadie habla de la obligación de conocer aquello de lo que se está hablando.

Para no caer en el fenómeno cuñado, aquí os dejo dos definiciones.

  • El FEMINISMO es una corriente de pensamiento. Las personas feministas pueden pertenecer a escuelas teóricas más o menos flexibles, por tanto no podemos hablar de EL feminismo único, ni de UN solo feminismo. Es una cuestión de grados y formas.
    Las reivindicaciones son tan variadas en su expresión que no caben en este artículo, pero pondré dos ejemplos: FEMEN y Clara Campoamor.
    El feminismo no es un problema. Es una lucha por derrocar el trato desigual que recibimos hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida. No busca el descenso a los infiernos del género masculino, sino nivelar a hombres y mujeres para que, ante la misma circunstancia, la respuesta sea igual o equivalente.
  • El MACHISMO sí es un problema. Mata, hace daño, denigra y perjudica tanto a mujeres como a hombres. El machista militante ve en las mujeres una herramienta para su propio beneficio. Es un problema general. Para nosotras porque nos despoja de una parte de nuestra dignidad. Para vosotros porque presenta una imagen negativa y falsa de lo que supone ser un hombre.

    El machismo y el feminismo no son contrarios. No son extremos de un mismo continuo. No se enfrentan.

  • El feminismo construye, el machismo destruye.
  • El feminismo lucha, el machismo hiere.
  • El feminismo busca igualdad, el machismo supremacía.
  • El feminismo cuenta con un corpus teórico y académico que lo respalda; el machismo no.
  • El feminismo es una corriente de pensamiento; el machismo es un prejuicio.
  • El feminismo no es peligroso. El machismo sí.

    Esta noche veré el programa, pero creo que no voy a abrir Twitter. Los cuñados acechan y me ponen enferma.

 

Anuncios