Se comenta en los círculos formados por estetas, que la belleza es un proceso intelectual.

Esta entrada es una oda en prosa a todas aquellas personas que, por encima de todo discurso actual, ven belleza donde otros ven repugnancia. Las fotos que la acompañan son de Marco Guerra y Yasmina Alaoui[1]. No sé quién es la modelo, pero podría ser perfectamente yo misma a juzgar por el asombroso parecido de nuestros cuerpos. De hecho, podría ser cualquier mujer en la que nadie repara, y si alguien lo hace es para mal.

Aplaudo a esos y esas cuya mirada está impregnada de curiosidad. Demuestran que su vista alcanza más allá de la hierba, porque saben que se pierde mucha sabiduría si uno no se pone de puntillas. Como mirando un concierto sin pagar por encima de la valla, subidos a una caja de cervezas vacía en un gesto de rebeldía contra lo establecido.

Si la belleza es un proceso intelectual, hay que poner en marcha la maquinaria pensante para apreciar la sutileza de lo sensual. Es un esfuerzo que solo unos pocos están dispuestos a llevar a cabo. Y la recompensa es encontrar placer en recovecos ocultos a las vistas más mundanas. Son privilegiados, porque encuentran armonía lo que les rodea. Su horquilla de percepción de lo bello es más amplia, y por tanto son personas estimuladas y estimulantes, con los ojos amables y muy abiertos.

Volviendo al tema de los cuerpos, considero un síntoma de superioridad intelectual percibir sensualidad en estas fotos. Las personas, en su plano físico, no solo se ven. Se tocan, se huelen… Utilizar el resto de sentidos, además de la vista, para percibir un cuerpo permite disfrutar de las otras dimensiones del placer y la belleza, ocultas a quienes se conforman con lo que les cuentan.

Estas personas que superan el condicionamiento del paradigma dominante son más felices, tienen respuestas a preguntas que otros ni si quiera se hacen. Y quienes no encajamos en ese paradigma, también somos más felices cuando encontramos personas así.

Tales of beauty, por Marco Guerra y Yasmina Alaoui

 

 

El caracol pregunta:

“¿Pero qué son las estrellas?”

“Son luces que llevamos

sobre nuestra cabeza”.

“Nosotras no las vemos”,

las hormigas comentan.

Y el caracol: “Mi vista

sólo alcanza a las hierbas.”

 

 

 

[1] Artículo completo aquí: http://culturainquieta.com/es/foto/item/7357-tales-of-beauty-por-marco-guerra-y-yasmina-alaoui-desnudos.html

Anuncios