“Hay un sentido en el que el progreso económico acelerado es imposible sin ajustes dolorosos. Las filosofías ancestrales deben ser erradicadas; las viejas instituciones sociales tienen que desintegrarse; los lazos de casta, credo y raza deben romperse, y grandes masas de personas incapaces de seguir el ritmo del progreso deberán ver frustradas sus expectativas de una vida cómoda. Muy pocas comunidades están dispuestas a pagar el precio del progreso económico”.

De manera que aquellos pueblos que no tuvieron el mismo concepto de progreso pasaron a ser subdesarrollados. Y la culpa era suya, porque no quisieron pagar el precio del progreso económico. 

Anuncios