Etiquetas

, , , ,

Estimada Cristina Pedroche.

 

Probablemente no me conozcas. No pertenezco a la farándula ni nada parecido. De hecho, soy tan ajena al mundo al que perteneces, que ni si quiera tengo tele en casa.

A lo que iba. Que te conozco yo más a ti que tú a mi. O eso creía, porque te tenía por una persona inteligente. La inteligencia y el sentido del humor van de la mano, y confieso que tenía cierta fe en ti. Hasta que leí esto:

 

http://smoda.elpais.com/moda/cristina-pedroche-otras-celebrities-no-entienden-feminismo/

 

Te voy a aclarar algunos términos, pero de buen rollo, porque los que nos dedicamos a la ciencia social tenemos una parte de responsabilidad con el mundo, que es la de divulgar, y por lo general nos encanta hacerlo. Por cierto, divulgar no es dar lecciones, el compartir lo que hemos aprendido.

Vamos por partes:

 

(…)Que busquemos el bien general y nos olvidemos de machismo, feminismo y su puta madre. Que nos olvidemos de esas tonterías. Intentemos ser buenas personal olvidándonos del género; que a mi me da igual si es hombre, mujer o perro.

 

Seguro que la frase te suena porque es tuya. Y sintiéndolo mucho, te voy a dar un poco de cera. Pero insisto que de buen rollo, con intenciones divulgativas. No soy como Barbijaputa.

La cosa es que la búsqueda del bien general, que es lo que a ti te mola, pasa por la lucha por la igualdad de oportunidades. Para explicarme mejor:

 

  • El machismo es una patología social, un problema bien gordo, una enfermedad que nos afecta a todos. A los hombres porque los estigmatiza y a las mujeres porque nos mantiene en una posición de desventaja respecto a ellos.
  • El feminismo es una corriente de pensamiento. Básicamente la teoría feminista consiste en analizar desde una perspectiva histórica las causas de la desigualdad entre géneros, y por supuesto, buscar soluciones. Pero sobre todo observar mucho, y promover pequeños cambios cotidianos que den como resultado una situación, utópica o no, de igualdad entre hombres y mujeres.

 

Para ser machista solo hay que ser gilipollas. Para ser feminista hay que leer mucho, estudiar mucho, observar mucho, aguantar mucho, pero sobre todo, conocer bien el terreno de juego. El terreno de juego es contexto cultural y social que se ha servido de las dicotomías para demonizar el movimiento feminista.

 

Una persona feminista no es:

  • Una marrullera de FEMEN.
  • Una lesbiana sexualmente insatisfecha.
  • Una persona enfadada con el mundo.
  • Una malfollada.
  • Una mujer que denigra a los hombres como estrategia de defensa.

    VATICAN-FEMEN

    Una de FEMEN. No es feminista.

Una persona feminista sí es:

  • Una persona que reflexiona y aporta soluciones, desde políticas inclusivas de alcance general hasta pequeños cambios cotidianos de tipo gestual o lingüístico.
  • Una mujer que no permite excesos por parte de un hombre en el ámbito de sus derechos. Derechos que, por cierto, no son más ni mejores para un género que para otro.
  • Una persona que se hace preguntas, piensa, observa, valora y actúa para evitar situaciones de abuso en las que las mujeres salimos perdiendo.
claracampoamor090801

Clara Campoamor. Sí es feminista.

Las mujeres de nuestra generación podemos votar, abrir una cuenta corriente en un banco solas, o salir por la tele dando las campanadas con un vestido transparente. Y todo eso es gracias a feministas, con pequeños o grandes gestos que han ido cambiando las reglas del juego. No hace falta ser Clara Campoamor para ser feminista. Todos somos feministas desde el mismo momento en el que buscamos nuestro bienestar sin tener que sacrificar el de una mujer.

 

Para terminar, una brevísima síntesis: el machismo mata, el feminismo reivindica. No son la misma tontería.

Espero que te haya servido de algo. Un abrazo,

 

Bárbara Urban

Antropóloga Social y Cultural

Anuncios