Etiquetas

, , , , , ,

El pasado 19 de marzo amanecíamos con la esperpéntica noticia de que el dictador de Guinea Ecuatorial había sido invitado por la UNED (¡mi UNED!) a dar una conferencia sobre la educación en nuestro centro asociado de Bruselas.

Aunque la UNED no tiene ni patria ni fronteras, depende orgánica y funcionalmente del Ministerio de Educación que, dicho sea de paso, ha rebajado las becas para estudios no presenciales al mínimo imprescindible, como si fuera más barato estudiar en una universidad no presencial.
En la UNED somos de otra pasta, y por eso cuando saltó la noticia, veinte de cada diez alumnos puso el grito en el cielo. Se pidió vía change.org, como homenaje a los antropólogos de sillón de finales del XIX, que se retirara la invitación de la UNED a este señor, que no ha convocado elecciones generales en 35 años.
La UNED a través de su gabinete de prensa, emitió el siguiente comunicado:

La UNED viene ofreciendo desde hace treinta años educación universitaria a toda la población guineana, a través de su centro asociado internacional, con sedes en Bata y Malabo. Durante este tiempo ha prestado una atención especial a la difusión de la lengua española, al desarrollo social, a la promoción de valores ciudadanos y a la incorporación de las mujeres a los estudios universitarios. Como única institución universitaria española con presencia en el país, la UNED ha aceptado acoger la conferencia sobre el español que impartirá Teodoro Obiang en la sede de Bruselas. El acto forma parte de su agenda en Bruselas, donde participa en la IV Cumbre UE-África 2014, organizada por el Consejo Europeo
La UNED está abierta en Guinea Ecuatorial a todos los estudiantes que cumplan los requisitos necesarios para acceder a la educación superior atendiendo a la pluralidad política del pueblo guineano. Entre sus objetivos destaca fomentar la participación de la mujer guineana en el mundo universitario. La protección de la cultura y el idioma español en el área ecuatoguineana es otro de los objetivos diferenciales que configuran las dos sedes del centro asociado internacional como foco cultural desde el que se promueve la diversidad política, económica y de género en todo el país.
La UNED ha formado en los cuatro últimos cursos a más de 3.500 estudiantes y mantiene un equipo docente de casi 40 tutores.
30 años de universidad para todos en Guinea
El Tratado de Amistad y Cooperación entre la República de Guinea Ecuatorial y España, de 23 de octubre de 1980, y el Acuerdo complementario en materia de educación entre el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial y el Gobierno del Reino de España, de 17 de octubre de 1980, sentaron las bases de la cooperación educativa, en todos los sectores de la enseñanza, entre ambos países.
Para el desarrollo de estos acuerdos en el ámbito de la enseñanza superior, el 26 de junio de 1981 se firmó en Malabo el Protocolo entre el Ministerio de Educación y Ciencia de España y el Ministerio de Educación, Cultura, Juventud y Deportes de Guinea Ecuatorial, por el que se resolvió establecer un Centro de Enseñanza Superior en Guinea Ecuatorial de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de España a fin de dar satisfacción a las necesidades de formación superior del pueblo ecuatoguineano.
Desde entonces, en sus más de treinta años de existencia, las actividades de la UNED, en coordinación con las autoridades españolas de cooperación con Guinea Ecuatorial, han respondido al objetivo de dotar y establecer en ese país una referencia académica española en materia de enseñanza y extensión universitarias que estimule y prestigie al país y sus ciudadanos.
Los Centros de la UNED, tanto en Bata como en Malabo, han constituido los principales focos de actividad intelectual del país y han contribuido a la formación universitaria de sus profesionales. Resulta también especialmente destacable la contribución de esta Universidad a la política española de conservar la identidad lingüística y cultural del área en el seno de la comunidad hispanohablante.

Como los que estudiamos ciencia social somos de opinión fácil, enseguida el Rector, Alejandro Tiana, empezó a recibir correos rechazando la alfombra roja que la UNED había tendido a Obiang. A título personal, esta nota de prensa supuso dos tipos de fluidos: un esputo a la inteligencia de los alumnos de la UNED y una meada sobre la independencia y valores democráticos de la universidad. Tanta institucionalidad y tanta diplomacia me dejaron más que indignada.
Supongo que estudiantes de otras carreras también se habrán pronunciado al respecto. No obstante, sólo puedo hablar con certeza de mis compañeros de Antropología Social y Cultural, y el sentimiento de rabia es generalizado. Pero oh sorpresa, que la voz discordante más contundente fue la de un profesor, Juan Ramón Aranzadi, una eminencia en estudios ecuatoguineanos. Yo tuve el honor de ser alumna suya en Antropología del Parentesco I y ha sido para mi uno de los grandes.
El profesor Aranzadi escribió al Rector la siguiente carta abierta:

Ilustrísimo Sr. Rector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED):
En mi calidad de Profesor Titular, en la UNED, de la asignatura “Antropología de los Pueblos de Guinea Ecuatorial” en el Grado de Antropología Social y Cultural, y de Investigador Principal del Proyecto de Investigación concedido a la UNED para los años 2013-16, “Lo que sabemos, ignoramos, inventamos y deformamos acerca del pasado y el presente de Guinea Ecuatorial. Revisión crítica multidisciplinar y nuevas vías de investigación” (HAR2012-34599), considero que, entre mis obligaciones como docente e investigador en la Universidad de la que usted es Rector, se incluye la de hacerle partícipe de la perplejidad y la desolación que me ha suscitado la sorprendente noticia de que el Centro Asociado de la UNED en Bruselas ha invitado a Teodoro Obiang Nguema a impartir una conferencia en la sede que comparte en la capital belga y europea con el Instituto Cervantes (EL PAIS, 20-03-2014)
Le supongo conocedor de al menos una pequeña parte de la abundante documentación y bibliografía internacional que ofrecen un abrumador testimonio de que Teodoro Obiang Nguema, además de cómplice directo y ejecutor de una gran parte de los abominables crímenes por los que él mismo ejecutó –tras derrocarle- a su tío y anterior dictador, Macías Nguema, es uno de los tiranos del mundo con más intenso y dilatado historial de corrupción económica y sistemática violación de los Derechos Humanos. Como usted sin duda conoce, son innumerables los informes de organismos internacionales de toda fiabilidad que acreditan año tras año, desde 1979 hasta hoy, que, al mismo tiempo que Obiang se ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo al apropiarse personalmente de la inmensa riqueza “nacional” derivada de la explotación del petróleo, el país que domina y la población a la que somete ofrecen en todas las estadísticas internacionales los más altos índices de corrupción y los más bajos índices de educación, sanidad y nivel de vida de la población.
Por todo ello, no logro adivinar ninguna justificación posible o excusa válida para que la UNED le ofrezca desinteresadamente a Obiang la oportunidad publicitaria de maquillar y “legitimar” su siniestra figura que supondrá sin duda, si llega a celebrarse, su conferencia en Bruselas. Conozco bien las dificultades financieras que para la permanencia de la UNED en Guinea están suponiendo los brutales recortes económicos en los presupuestos de la Cooperación Española y supongo que habrá quien piense que el dinero de Obiang es tan bueno como cualquier otro para “salvar” la encomiable tarea educativa que la UNED realiza allí, pero no creo ser el único en pensar, entre los interesados por esa “salvación” por uno u otro motivo, que no se debe pagar cualquier precio por ello: no se debe, por ejemplo, contribuir al maquillaje democrático y la legitimación internacional de un dictador corrupto.
Le ruego, por tanto, que reconsidere su desafortunada decisión (o la decisión de alguno de sus subordinados, si ése es el caso) y suspenda la anunciada conferencia de Obiang en el Centro de la UNED en Bruselas, ahorrándonos así al personal docente y administrativo de la UNED la vergüenza irreparable que supondría su celebración.

Y aquí es donde empezó un intercambio de argumentos. Bueno, en realidad era un monólogo, porque desde el Rectorado nunca se nos ha proporcionado una sola razón objetiva para defender la amistad entre Teodoro Obiang y la UNED.
Alejandro Tiana de nuevo intentó convencernos con la siguiente respuesta:

En estos últimos días he recibido y leído con atención diversas cartas y mensajes en relación con la próxima presencia del presidente de Guinea Ecuatorial en el centro asociado de la UNED en Bruselas. Habiéndolas recibido en calidad de rector, no considero oportuno responder a título personal, aunque obviamente tenga mi propia opinión acerca de los comentarios que he recibido, muchos de los cuales comparto. Dejo de lado los insultos y las agresiones, impropios de un medio universitario, pero desgraciadamente presentes en ocasiones.
Así pues, me dirijo a toda la comunidad universitaria como rector de esta universidad que lleva más de treinta años contribuyendo a formar universitarios en Guinea Ecuatorial. Creo que no hará falta que recuerde las aportaciones que la UNED ha realizado en este dilatado tiempo a la sociedad y a los ciudadanos y ciudadanas ecuatoguineanos, un buen número de los cuales se ha formado gracias a nuestra actividad en aquel país, con el que tenemos lazos históricos, lingüísticos y culturales que no debemos olvidar. Nuestra presencia ha sido ampliamente reconocida por una pluralidad de personas y organizaciones como un factor de desarrollo social e igualdad de género y ha servido para la creación de un espacio plural y de rigor intelectual en un entorno que lo necesitaba y lo sigue necesitando.
Desde hace más de un año, como efecto de los recortes que ha experimentado la cooperación española y también la propia UNED, nuestra presencia en el centro asociado de Bata y Malabo se encuentra reducida a la celebración de un número limitado de pruebas presenciales a los estudiantes de años anteriores. No obstante, la convicción de que prestamos un servicio estimable al pueblo guineano nos ha decidido a buscar los medios para no cerrarlo definitivamente. Por otra parte, nuestra presencia obliga a la UNED a mantener unas relaciones correctas con las autoridades del país, más allá de las valoraciones personales. Al menos, creo que esa es mi obligación como rector y por tanto debo actuar en consecuencia.
Estoy convencido de que la tarea que realizamos en Guinea Ecuatorial de cooperación al desarrollo, similar a la que realizan otras universidades y organizaciones no gubernamentales en ese y otros países, es claramente positiva para la formación de ciudadanos bien preparados personal y profesionalmente y, en consecuencia, para el desarrollo de valores democráticos. Y por eso considero que se trata de un bien que merece la pena cuidar. También creo que la UNED está actuando de una forma correcta en el caso que nos ocupa. Entiendo, eso sí, que no todos los componentes de nuestra comunidad universitaria lo valoramos del mismo modo.
Soy consciente de que la presencia de la UNED en Guinea Ecuatorial puede ser objetable y discutible, pero mi convicción es inequívocamente favorable a desarrollar nuestra actividad en el país, como he tenido ocasión de expresar en diversas ocasiones. No pido que se compartan mis planteamientos, pero sí al menos que se consideren. En todo caso, si la comunidad universitaria a la que todos pertenecemos entendiese que debemos debatir el modo en que la UNED desarrolla actualmente su actividad académica o colabora con las autoridades ecuatoguineanas para llevar a cabo la actividad académica de nuestro centro asociado, estoy dispuesto a plantear tal debate por los cauces oportunos, sin menoscabo de mi responsabilidad. Mi convicción democrática ha inspirado siempre mi actuación y ya es un poco tarde para cambiar.

El Rector, elegido democráticamente por sus alumnos, justo lo contrario que en Guinea Ecuatorial, alega que no puede mostrar sus valoraciones personales. Pero vamos a ver, que Obiang es un dictador corrupto es un hecho objetivo, señor Rector, no es una percepción personal. Lo sería hacer una observación a cerca de lo bien o mal que lleva recortadas las patillas. Eso sí sería una opinión, pero que es un golpista y que no respeta los derechos humanos no lo es. Eso es un hecho.
Por otra parte, ha quedado patente el chantaje al que la UNED está sometida a muchos niveles. En el comunicado de Tiana me ha parecido leer entre líneas que si Obiang se enfada, nos cierra el chiringuito. Y la UNED tiene la responsabilidad del formar al 80% de los universitarios ecuatoguineanos. Demagogia académica.
Lo discutible u objetable, no es la presencia de la UNED en Guinea Ecuatorial (antes colonia española, por cierto), sino que el derecho a la educación que esta universidad garantiza, está comprometido constantemente por asuntos no académicos, que más bien corresponden al Ministerio de Asuntos Exteriores que al de Educación. Lo dicho, chantaje.
Aranzadi, que personalmente considero que también habla por mi, responde:

Como autor de la única Carta abierta al Rector de la UNED de la que tengo conocimiento acerca de la proyectada conferencia de Obiang en el centro asociado de la UNED en Bruselas, me considero obligado a hacer algunas puntualizaciones informativas y valoraciones a su Carta abierta a la comunidad universitaria de la UNED, en la que intenta justificar su desafortunada decisión de invitar al dictador de Guinea Ecuatorial.
Aunque quizá yo fuera un poco menos auto-complaciente con la tarea educativa realizada por la UNED en Guinea Ecuatorial durante más de treinta años, no tengo inconveniente alguno en suscribir sus palabras sobre su contribución al “desarrollo de valores democráticos” y a la “formación de universitarios…en aquel país, con el que tenemos lazos históricos, lingüísticos y culturales que no debemos olvidar”. Es más, desde mi primera estancia en Guinea el año 1989 hasta la última en septiembre de 2013, tengo el orgullo de haber contribuido a ello con mi tarea docente e investigadora centrada en aquel país durante las últimas décadas. Comparto asimismo su “convicción de que prestamos un servicio estimable al pueblo guineano” y debemos “buscar los medios para no cerrar definitivamente” los centros de la UNED en Guinea. En suma, no me cuento entre quienes consideran que “la presencia de la UNED en Guinea Ecuatorial puede ser objetable y discutible”.
Pero, puesto que usted vincula en su Carta, de forma un tanto ambigua, esa búsqueda de medios (económicos, supongo) a la invitación a Obiang en Bruselas, eufemizando ésta como “la obligación [de la UNED] de mantener relaciones correctas con las autoridades del país”, me parece necesario recordarle que durante los más de treinta años que la UNED lleva en Guinea manteniendo relaciones correctas con las autoridades del país, nunca se ha sentido obligada a invitar al dictador a dar conferencias en ninguno de sus centros asociados, ni siquiera en Guinea. Cuando más se esforzó la UNED por desarrollar valores democráticos en Guinea, fueron “las autoridades del país” las que mantuvieron con ella relaciones poco correctas y dice mucho a favor de esa tarea el que muchos de los universitarios guineanos formados en España o por la UNED hayan engrosado las filas de la oposición a la dictadura nguemista y se muestren hoy públicamente contrarios a la conferencia de Obiang en Bruselas.
¿Qué ha cambiado entonces para que, actualmente, alegue usted en su Carta la voluntad de perduración de la UNED en Guinea como justificación de la amable invitación al dictador? Cuando menos, dos cosas muy obvias, conectadas quizá entre sí, en cuanto a sus efectos, por una improbable ley económica de los vasos comunicantes: el empobrecimiento de España y el enriquecimiento de Obiang.
Señor Rector: ¿Está usted sugiriendo en su Carta que el incipiente idilio de la UNED con el dictador guineano es el inevitable precio político a pagar por la supervivencia económica de la UNED en Guinea? De ser así, difícilmente servirá esa vergonzosa operación “para el desarrollo de valores democráticos” en Guinea, como usted dice desear: si usted no lo impide, la conferencia de Obiang en Bruselas será sólo la primera de una larga cadena de humillaciones y claudicaciones de la UNED ante “las autoridades del país”.
Por eso insisto en pedirle que reconsidere su decisión e impida que Obiang hable en el centro de la UNED en Bruselas

El Rector no ha vuelto a hablar que sepamos. Pero sí me consta que ha recibido un aluvión de correos de apoyo a Aranzadi. Y no solo eso, el Consejo General de Estudiantes, también habló:

Ante el anuncio realizado por las delegaciones del Instituto Cervantes y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Bruselas, dependientes del Ministerio de Educación y Cultura, por el cual se hace pública la programación de sendas conferencias en las que participará el dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, a principios de abril en la sedes que ambos organismos posee en la capital europea de Bruselas, queremos hacer saber desde el Consejo General de Estudiantes de esta universidad, nuestra más enérgica repulsa a tales acontecimientos y en especial a que se haga uso, no sólo de nuestra sede en Bruselas, sino también de cualquiera de las sedes que esta Universidad posee, para promover internacionalmente sus ideas, por personas como Teodoro Obiang Nguema, acusado formalmente por Amnistía Internacional y otras asociaciones internacionales de torturas y constantes violaciones de los derechos humanos, por lo que este Consejo General de Estudiantes, CGE, lo declara persona non grata y hacemos saber nuestro malestar y animadversión general por el anuncio más arriba citado.
Al mismo tiempo, nos vemos obligados a rechazar las justificaciones que defienden que la presencia de Teodoro Obiang Nguema, dictador de Guinea Ecuatorial, sea necesaria para conseguir fines económicos que sirvan para el mantenimiento de los centros asociados que nuestra Universidad posee en el citado país. Consideramos que estos han de mantenerse por procedimientos presupuestarios normales, nunca por hechos que menoscaben el prestigio alcanzado por esta Universidad.
Finalmente, queremos dejar clara nuestra defensa del derecho a la educación para todos los colectivos sociales, un derecho que es declaradamente universal, en solidaridad con nuestros compañeros estudiantes de nuestra sede en Guinea Ecuatorial. El CGE de la UNED no se olvida de los compañeros de Guinea Ecuatorial, que también forma parte de la comunidad universitaria, y pide realizar todos los esfuerzos posibles para mantener abiertos estos centros, mientras ello no implique renunciar a nuestros principios democráticos y de defensa de los derechos humanos.

Obiang no solo ha conseguido unir a una comunidad universitaria tan heterogénea y disgregada como la UNED, sino que además ha puesto en entredicho la independencia de la misma y la capacidad del Rector para gestionar las manipulaciones políticas a las que nos someten constantemente.
Finalmente, en lo que parece ser una treta diplomática para evitar el mal trago de su intervención en el centro asociado de Bruselas, Obiang ha preferido acudir al funeral de Estado de Adolfo Suárez, motivo por el cual ha terminado cancelando su cita con la UNED.
En caso de que así fuera, nunca se reconocería que las presiones de los alumnos y profesores han conseguido evitar un acto de enaltecimiento del régimen totalitarista de Guinea Ecuatorial. No voy a sacar conclusiones infundadas, sólo me gustaría poner de relieve que la UNED es un instrumento político más, en la medida en que nosotros lo permitamos.
Cuando empecé la carrera de Antropología, una de las primeras cosas que me inculcaron fue, no solo el respeto a las diferencias, sino su celebración y promoción. Pero eso no significa que tengamos que caer en el relativismo cultural. No todo vale, y menos con la excusa de que la educación universitaria de mis compañeros ecuatoguineanos está en juego. Me parece que la UNED se debe a sus estudiantes y debe estar muy por encima de manipulaciones políticas. Lamentablemente nuestro Rector no ha podido evitar que la honorabilidad de nuestra universidad haya sido puesta en duda.

Los centros asociados de la UNED en todo el mundo.

Los centros asociados de la UNED en todo el mundo.

Enlaces de los comunicados por orden cronológico y noticias relacionadas:
UNED, 30 años trabajando por la sociedad guineana:
http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,36676468&_dad=portal&_schema=PORTAL

Carta abierta del Rector de la UNED a la comunidad universitaria:
http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,36780727&_dad=portal&_schema=PORTAL

El Instituto Cervantes y la UNED invitan en Bruselas al dictador Obiang:
http://politica.elpais.com/politica/2014/03/19/actualidad/1395262711_754892.html

Obiang prevé asistir al funeral de Estado de Adolfo Suárez en Madrid:
http://politica.elpais.com/politica/2014/03/28/actualidad/1396020984_593397.html

Anuncios