Despojar a los campesinos de sus tierras, y otras formas de colonizar África

Puede que a Jaume Pons, gerente de Agrogeba, no le sirva la frase “esas tierras son nuestras porque siempre han sido nuestras”. Ciertamente esa frase no tendría mucho sentido del ecuador hacia arriba, pese a existir una cosa llamada derecho consuetudinario, que no es más que la costumbre hecha norma.

Lamentablemente para la multinacional española, el derecho formal que todos conocemos es la única forma de regular las propiedades. Pero como en Europa lo hacemos todo bien –solo hay que ver cómo nos luce el pelo — exportamos a la fuerza nuestros sistemas de producción. 

El resultado está por llegar, pero os lo puedo adelantar: gente desplazada de sus aldeas para trabajar en la empresa que les ha expropiado sus tierras, a cambio de sueldos de risa, pobreza, desarraigo, graves problemas de género y mucha incertiumbre. 

Poco ha cambiado la cosa desde la invasión británica en el Copperbelt que tantos desequilibrios trajo al sur de África. 

Por favor, no dejéis de leer el artículo entero de Susana Hidalgo para eldiario.es.

Anuncios