Etiquetas

, , , , ,

CONSERVADURISMO ENCUBIERTO EN LAS NUEVAS FORMAS DE FAMILIA: LA INCAPACIDAD DE UNA ADOLESCENTE PARA SER MADRE EN JUNO. 

Cartel promocional de la película

Cartel promocional de la película

 

Juno es una película del año 20071 en la que se narra el caso de una adolescente embarazada que decide dar en adopción a su bebé. Se tiende a pensar que es un caso de gestación subrogada, sin embargo a lo largo de este breve ensayo se demostrará que no es así porque el bebé no comparte parentesco genético con ninguno de los dos padres adoptantes.

En es estudio de este caso, se pretenden poner de manifiesto dos hechos. En primer lugar, que el conservadurismo persiste incluso dentro de los casos en los que las familias se crean de manera no tradicional. Se apela al instinto para obligar a la maternidad, haciendo ver que una mujer que no quiere tener un hijo, aborta o lo da en adopción, es una persona desequilibrada. Por otra parte se expondrán conceptos de parentesco aplicados a este caso concreto en el que la carga del proceso reproductivo recae única y exclusivamente sobre la protagonista, y nunca sobre su pareja.

La situación

Lejos de ser una película sobre la aceptación de las formas de familia diferentes al concepto tradicional, Juno refleja la parte más conservadora de la sociedad estadounidense, presentando a una madre adolescente, inmadura e incapaz de criar a su hijo, con una actitud carente de emociones hacia su experiencia maternal. Utiliza su sarcasmo para evadir sentimentalismos propios y ajenos. La primera opción de la protagonista es el aborto, pero se echa atrás después de visitar una clínica especializada. Ésta es presentada como un tugurio de aspecto oscuro, sucio y viejo, poco profesional. En la sala de espera se pueden observar mujeres que se muestran pertenecientes a un estadio social bajo. Se respira nerviosismo y desconfianza. El hecho de abortar parece un problema más que una elección y se asocia de una forma muy clara con inmadurez y la pobreza.

La protagonista opta por dar al bebé en adopción, para lo cual se pone en contacto con una pareja con problemas de fertilidad. Llegan a un acuerdo legal para llevar a cabo el proceso. Durante toda la película la pareja de Juno tiene una implicación casi nula en la toma de decisiones. La protagonista lleva a cabo el embarazo con apoyo de una amiga (que es quien encuentra a los padres adoptivos) y de su padre, casado en segundas nupcias con una mujer que ejerce el papel de madre de Juno. En las revisiones médicas tampoco aparece el novio de Juno, ni en las entrevistas con los adoptantes. El único momento en el que se puede afirmar que Juno está recibiendo apoyo por parte del padre de su hijo es tras el parto, cuando ambos consideran que todo ha terminado y deciden retomar la relación.

Existen dos alternativas a la paternidad tradicional2 en el caso de las parejas heterosexuales como la que se presenta en la película. Por una parte, existe la posibilidad de la adopción, en cuyo caso el hijo no estaría emparentado genéticamente con ninguno de sus padres –este es el caso que se narra en la película –. Una segunda vía sería la maternidad subrogada, en cuyo caso a una madre gestante se le implantaría un embrión de la pareja, suponiendo que ambas partes sean fértiles y el único problema sea la incapacidad de la mujer para llevar a término un embarazo.

En el caso de Juno, Vanesa y Mark son padres por adopción, no por subrogación. Se tiende a confundir esto dado que en todo momento se observa la presencia de la madre biológica, cuando lo normal es pensar que un bebé adoptado es un bebé que ha sido previamente abandonado y no suele haber contacto entre los padres biológicos y adoptivos3.

Los adoptantes

La pareja que pretende adoptar al hijo de la protagonista es heterosexual, blanca y de clase media-alta. No se aprecian símbolos ni actitudes religiosas en ninguno de los dos, pero no se puede afirmar que no lo sean. Lejos de juzgar a Juno, interpretan su acción como un acto de generosidad. Tienen como mediadora a una abogada que gestiona la parte legal de la situación, dando por hecho que nada de lo que ambas partes hacen es delito en Minnesota4, estado en el que tiene lugar la narración.

Finalmente la pareja acabará disolviéndose, quedando la mujer como madre soltera por adopción.

La madre biológica

Se trata de una adolescente de 16 años que se queda embarazada tras tener relaciones sexuales sin protección. Los padres de Juno están divorciados y casados en segundas nupcias. El padre ha tenido una hija con su segunda mujer, mientras que la madre es la madrastra de los tres hijos de su segundo marido. Apenas guarda relación con su hija. En las esferas más conservadoras se consideraría que Juno proviene de una familia desestructurada, un calificativo implícito en la narración que empeora la imagen de Juno más si cabe5.

Durante el desarrollo de la película se presenta a la protagonista como la única responsable de su embarazo y de sus decisiones. Aunque el padre biológico sí aparece como personaje en la historia su papel se limita a continuar con su vida cotidiana. Tras barajar varias opciones decide tener al bebé y darlo en adopción. En EEUU existe la posibilidad de la adopción abierta. Esto consiste en que los padres adoptivos proporcionan de manera periódica información a cerca de la evolución del niño a los padres biológicos. Sin embargo en el caso que nos incumbe ambas partes acuerdan una adopción clásica, en la que una vez nacido el bebé se pierde el contacto entre los padres biológicos y los adoptivos.

A continuación se muestra el diagrama de parentesco de Juno, siendo esta EGO.

gene juno

Los derechos reproductivos y conclusiones.

En EEUU la política reguladora de las NTR es mucho más flexible que en el resto de países del hemisferio norte. La gestación subrogada está permitida, además las formas de adopción no tienen tantos requisitos como en España. En EEUU los padres biológicos de un bebé y los adoptantes de éste pueden conocerse, como es el caso de la película. Por el contrario, aquí esto no es posible si se quiere tramitar una adopción de manera legal.

Actualmente en España existen movimientos sociales que reclaman la legalidad de la gestación subrogada. Consideran que la gran cantidad de dinero que se necesita para llevar a cabo el trámite en EEUU o en otro país donde la gestación subrogada sea legal, impide el derecho de ser padres a las personas que no pueden costear económicamente el proceso, con lo cual no existe igualdad de oportunidades al respecto6.

Por otra parte, me gustaría destacar que la necesidad casi vital de tener un hijo biológico por las razones más dispares es una característica de las sociedades occidentales que no se da en otros lugares del mundo, por lo que podemos pensar que es una cuestión cultural7 más que biológica.

En el caso que se expone se observa claramente una instrumentalización de la madre cuyo fin último es hacer feliz a una pareja moralmente muy superior a ella.

La película recibió en su día muy buenas críticas y fue entendida como un paso adelante en el reconocimiento de las nuevas formas de paternidad. Sin embargo las situaciones que se han expuesto demuestran justo lo contrario. Juno ofrece una visión negativa de la mujer adolescente. La presenta como un ser irresponsable, inmaduro, sin sentimientos, cuyas preocupaciones giran únicamente en torno a sus cambios físicos8. Como contrapunto se muestra a una pareja modélica que serán mejores padres para el hijo de Juno que ella misma. No obstante, al final de la película la pareja se acaba disolviendo porque el marido no se considera lo suficientemente preparado para ser padre con una mujer a la que cree que no ama. Vanesa, la madre adoptiva, acaba haciendo frente a la maternidad sola.

1Dirigida por Jason Reitman. Créditos completos en http://www.imdb.com/title/tt0467406/

2Se entiende por paternidad tradicional aquella que se produce como resultado de la fecundación de un óvulo por un espermatozoide, perteneciendo ambos a dos personas que forman una pareja sentimental.

3De hecho, en España esto es ilegal, al igual que en la donación de órganos de un fallecido, donde la identidad del receptor y de la familia del donante no se dan a conocer. Se deduce que la intención de esto que es que no se produzcan lazos emocionales que puedan desembocar en conflictos.

4Minnesota ha sido un estado políticamente inestable, aunque se considera conservador.

5En su ensayo ¿Qué son los derechos reproductivos?, (en Cuando las películas votan, de Pablo Iglesias Turrión ed. Catarata, Madrid 2013) Cristina Castillo habla de la “construcción simbólica del personaje” cuando habla de esta misma película. Literalmente dice “no hay drama, no hay angustia, no hay culpa”, lo que hace pensar al espectador que la protagonista carece del más mínimo sentimiento respecto a su situación.

6Elisabeth Badinter habla sobre la relación entre ciencia, política e instinto maternal en el capítulo Cuando las ciencias redescubren el instinto maternal de su obra La mujer y la madre, La esfera de los libros, Madrid 2011. Pone en duda que el instinto maternal obedezca exclusivamente a leyes biológicas. Además relata la evolución de este concepto a lo largo de la historia y cómo ha estado al servicio de las políticas de (des)igualdad de género.

7Queda patente en ejemplos como el de Susan Kahn en su etnografía Óvulos y úteros: los orígenes de la condición judía, en Antropología del Parentesco y la Familia, Stone y Parkin, Areces, Madrid 2007

8En una escena de la película, Juno manifiesta su descontento con el hecho de tener que añadir a sus pantalones vaqueros una cintura elástica para poder meter la barriga.

Anuncios