Etiquetas

, , , , , , , , ,

Hola María Dolores. Me voy a permitir el lujo de tutearte, porque como los políticos sois -o lo intentáis- ser tan cercanos, me parece mal utilizar el lenguaje para reforzar un sistema jerárquico que os habéis inventado cuatro listos.

Hoy vengo a hablarte de los nazis. Como veo que tienes ciertas carencias informativas que te hacen incurrir en errores históricos muy escandalosos, voy a proporcionarte de manera desinteresada todos los datos que necesitas conocer para poder utilizar la palabra nazi con criterio. Es por tu bien. De nada.

La palabra nazi es la abreviatura de nacionalsocialismo, que fue un movimiento ideológico político que operó en Alemania desde 1920 hasta 1945, año en el que fue derrocado el régimen de Adolf Hitler -no te voy a explicar quién es porque seguro que lo conoces, aunque sea de oídas-.

La palabra nazi se asocia al antisemitismo, a la gitanofobia, a la homofobia a… bueno, se asocia a todos aquellos comportamientos que inciten y/o ejerzan odio y/o violencia hacia cualquier ser humano que no sea adepto al partido nazi.

Los nazis, con Hitler a la cabeza -aunque yo creo más bien que Himmler y Goebles eran quieres realmente manejaban el cotarro- hicieron cosas feas. Además de cargarse media Europa, en el sentido político, económico y patrimonial, sus víctimas humanas ascienden aproximadamente a seis millones de personas, en su mayoría homosexuales, judíos, gitanos y comunistas.

Es famosa la práctica de señalar con una estrella de David la puerta de las casas de los ciudadanos judíos para facilitar el trabajo de las SS -brazo armado del nacionalsocialismo- a la hora de atraparlos y llevarlos a cualquiera de los muchos campos de concentración donde ya todos sabemos qué les hacían.

María Dolores, los nazis hacían esto:

Y también cosas como esta, que por si no lo sabes, te puedo explicar brevemente que sirve para quemar personas una vez eran muertos por intoxicación de gas buna. ¡A veces los metían allí dentro vivos!

Esto es un nazi:

Esto es un ciudadano ejerciendo un derecho, en cuyo comportamiento no se aprecia ningún indicio de delito:

Estas personas están manifestándose delante de casa de algún compañero suyo de partido. Ser del PP se elige. Ser judío no. Ser ignorante sí, ser gilipollas tampoco. Habría que invitar a esas víctimas del escrache a hacer examen de conciencia y pensar por qué se les odia tanto. ¿Cómo le explica Sáez de Santamaría a su hijito que su mamá es de las mujeres más odiadas de España? Es difícil, me lo imagino.

En cualquier caso, lo más próximo a un nazi que hay ahora mismo en España es un grupo político fascista que ostenta el poder elegido de manera libre y democrática -igual que Hitler- y que pretende exterminar a una clase media privándola de derechos básicos constitucionales como la educación, la sanidad y la vivienda. Los nazis cogieron manía a los no arios, ustedes a los no populares.

Si necesitas más información puedes ver mi post El ciclo iniciático en Auschwitz: técnicas de deshumanización y efectos. Explica muy bien cómo hacían los nazis -los de verdad, no los que tú dices que son nazis- para desproveer a los judíos de sus identidades, haciendo así más fácil que pasaran por el aro.

No me des las gracias María Dolores. A veces el lenguaje nos traiciona, y es normal que confundas términos si no sabes lo que significan. Para eso estamos los antropólogos, sociólogos, historiadores y estudiosos de los genocidios. Si necesitas cualquier cosita ya sabes, sólo tienes que preguntar.

Un abrazo muy muy fuerte de tu ya amiga Bárbara.

 

Anuncios